Fruta por excelencia en los países tropicales.

El mangomango avión monna lisa se ha convertido en un alimento autóctono en España. Existen diferentes cultivos en Andalucía, Canarias y Catalunya, originariamente este fruto procede de la India y aunque la mayor parte de mangos que encontramos en nuestros mercados provienen de África y de Latinoamérica, aunque los utilizados para hacer el BIO mango deshidratado son de cultivos nacionales.

Aproximadamente hay unas 50 variedades de mangos, no todas son comestibles. La Fundación Española de Nutrición comenta lo siguiente sobre esta fruta “saludable y medicinal, dotada de una elevada riqueza vitamínica y en él se reconocen una serie de valores diuréticos y laxantes. Sus hojas y flores en muchas regiones son utilizadas con fines medicinales. Su consumo habitual es fresco, pues así se pueden apreciar mejor sus cualidades”.

Fundación Española de Nutrición, también indica que sus hojas y flores son utilizadas con fines medicinales en muchas regiones. El mango, no solo es delicioso en su punto de madurez. Es rica en fibra y con una aportación calórica muy baja (65 klc/100 gramos), en su mayoría compuesta por hidratos de carbono. Contiene potasio, magnesio y es rico en vitaminas A y C.

La ciencia ha demostrado que el mango tiene propiedades antioxidantes, mayores incluso que las de la manzana, aunque menor que los frutos rojos (los grandes antioxidantes). Los betacarotenos que posee esta fruta actúan como protectores ante la proliferación de células tumorales.

A pesar del dulzor de un buen mango, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, según recoge un informe de Nutrition Facts. Esto es debido a la presencia de mangiferina, un fitonutriente que favorece la lenta absorción del azúcar en los intestinos.

Además, esta molécula y los betacarotenos ayudan a tratar la enfermedad intestinal inflamatoria crónica o enfermedad de Crohn, una dolencia autoinmune que se presenta en forma de brotes y la alimentación juega un papel clave en su tratamiento.

El mango no soporta bien las bajas temperaturas, por lo que es mejor conservarlo en la despensa. Si no lo tomas fresco, también puedes optar por la mermelada de mango o el bio mango deshidratado de NaturSnacks.